El experimento del terror

Pocos la conocemos, no sabemos si es real o solo un mito, pero vale la pena escuchar la terrorífica historia de Mark Swammer.

El experimento del terror

Mark era un niño nacido en Moscú, Rusia, hijo de un prestigiado científico y una impecable ama de casa. Al ser hijo único, sus padres siempre se preocuparon de que Mark tenga una buena educación, ya que era un niño especial, con un nivel de inteligencia mucho mayor a la de sus compañeros, lo enviaron a una escuela preparada para este tipo de personas.

Un día al volver de la escuela Mark encontró a su madre llorando muy angustiada, ella le dijo que un experimento había salido mal en el laboratorio de su padre y que él mismo había tenido una horrible muerte. Esto despertó en Mark gran curiosidad, investigó entre los archivos de su padre y descubrió que el mismo estaba trabajando en la creación de lo que aparentaba ser una extraña criatura venenosa que iba a ser usada por el ejército Ruso en las guerras.

La muerte de su padre marcó tanto al joven que decidió seguir los pasos de su padre, se graduó con honores de la universidad y a lo largo de los años se convirtió en un prestigioso químico. Pero el éxito nunca viene sin consecuencias, la gran sabiduría de Mark hizo que este enloqueciera y pasaba días enteros en un laboratorio que había preparado en el subsuelo de su casa trabajando en el experimento que mató a su padre.

Pasaron los años, hasta que Mark creyó haber descubierto la forma de engendrar a la criatura, mezclar las sustancias necesarias y nada ocurrió. Día y noche trabajando en ello, sin dormir, despierto por el efecto de sustancias creadas por él mismo decidió que si no podía crear tal criatura, quizás encontraría la forma de transformarse él en un infalible arma para la batalla.

Creo un suero inyectable, de color amarillento, que le daría gran fuerza, aumentaría todas sus capacidades y se transformaría en lo que iba a ser una criatura indestructible. Mark inyectó el suero en su cuerpo, sintiendo un gran dolor al principio, pero nada pasó luego.

Horas más tarde, uno de sus vecinos oyó ruidos muy fuertes en la casa de Mark, por lo que alertó a la policía. Al ingresar en la casa, estaba todo destrozado, el cuerpo de su madre yacía destrozado y varias partes del mismo repartidas por la casa.

Bajaron al laboratorio y advirtieron la presencia de Mark dentro de él, pero no era el mismo de siempre, se había convertido en una salvaje y sanguinaria criatura, poseía unos intimidantes ojos color rojo, sus manos se habían convertido en enormes garras, sus dientes en filosos colmillos y de su pecho salía una horrible protuberancia. Su piel estaba cubierta de una especie de ampollas, una al lado de la otra rellenas de lo que parecía ser sangre.

Aterrorizados los policías pidieron refuerzos, lanzaron dardos tranquilizantes y balas de todo tipo, pero nada detenía a la bestia, que paso a paso mataba agentes.

Como ultima opción, decidieron encerrarlo e incendiar su casa, pero entre las llamas que salían de ésta, la criatura que anteriormente era el inteligente Mark dio un salto y corrió, destruyendo todo lo que se interpusiera en su camino. Intentaron perseguirlo, pero la bestia tenía gran velocidad y agilidad, por lo que lo perdieron enseguida.

Hay quienes cuentan que la bestia se esconde en unas cuevas al pie de la montaña, ya que miles de turistas han desaparecido con el paso de los años, pero hasta el momento nadie ha podido verlo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *