Cuento fantástico los ojos culpables

Cuento fantástico los ojos culpables

Aún hoy en día, en la península arábiga pasan cosas que a los que vivimos en el mundo occidental, nos quitan el aliento. Sin embargo, vamos a recordar un cuento fantástico el cual deseo que te sorprenda tal y como lo hizo conmigo.

Un individuo adinerado adquirió a una mujer por 4000 denarios. Por si no lo sabes, ésta era la moneda que se utilizaba en los tiempos en los que aún el mundo era dominado por el imperio romano. Se trataba de monedas acuñadas en oro que equivalían a cuatro sestercios.

Luego de esta nota informativa, retomemos la historia. El caso es que el hombre llevó a la mujer a su hogar y cuando se hizo de noche, éste empezó a llorar de manera desconsolada:

– ¿Qué te ocurre? Le dijo su esposa.

– Estoy triste, porque me he dado cuenta que lo hermoso de tus ojos, impide que me concentre en mis oraciones. Es más, creo que ahora te amo más a ti que a Dios.

Después de un rato, el hombre se quedó dormido y a la mañana siguiente en cuanto despertó vio que su mujer había hecho algo terrible.

– ¿Pero por qué te arrancaste los ojos? ¿Sabes que con eso tu valor ha disminuido considerablemente?

– Eso es lo que a mí menos me importa. Lo trascendente en este asunto es que nadie puede estar por encima de Dios y yo no deseo que por mi culpa, tú tengas conflictos relacionados con la fe que profesas.

De nuevo se hizo de noche, sólo que esta vez el hombre pudo dedicar el tiempo necesario a la meditación antes de caer en un profundo sueño. De hecho, fue durante ese estado de inconsciencia que le pareció escuchar una voz fantasmal que le advirtió:

– Tal vez de verdad pienses que tu mujer perdió su valor al quitarse los ojos, más te aseguramos que sucedió todo lo contrario. Por ello, nos la hemos llevado.

El hombre despertó sobresaltado y miró sobre su cama que yacía el cuerpo de su esposa sin vida y sobre el 4000 denarios.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *