Apocalipsis

ApocalipsisUn joven todas las noches tenía la misma pesadilla, en la que soñaba que se encontraba en su mismo pueblo en donde todos sus amigos y familiares se atacaban unos contra otros en una batalla completamente sangrienta, en donde todo lo que veía en las películas de terror se manifestaba, como es el caso de las cabezas rodando por el piso o espadas ensangrentadas con la sangre de sus seres queridos.

Al despertar le contaba este cuento corto a sus amigos y familiares, pero en un principio no le dieron mucha importancia, ya que incluso hasta lo sentían gracioso. Pero el joven no dejaba de soñar esa tenebrosa pesadilla que día a día lo perturbaba cada vez más, a pesar de que en su sueño él nunca moría ni lo atacaban.

Sus familiares y amigos le recomendaron una serie de sacerdotes para que lo ayudaran a conciliar el sueño y no pensar en esas cosas del demonio, pero poco pudieron hacer los religiosos en este caso, por lo que cada vez era peor el aspecto del joven al no poder dormir con tranquilidad, y a su vez no poder relacionarse con sus pares, debido a que constantemente estaba pensando en esas pesadillas que tenía todos los días.

El joven decidió aislarse del mundo exterior, y no salir de su habitación hasta lograr haber superado su mal, pero luego de algunos días tuvo la necesidad de salir para alimentarse y hablar con sus familiares al respecto, pero al llegar a la cocina vio a su madre que era devorada por su padre en un escenario completamente sangriento, y su hermano trataba de defender a su madre con un paraguas, pero éste poco podía hacer al respecto. Al ver que no era un sueño, se dio cuenta que su sueño se había hecho realidad, y que el Apocalipsis había comenzado.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *